Roca

Atómicamente arquitectura
enhiesta, silenciosa, sólida;
monumental pétrea silueta
longeva cual sideral figura;
tú eres roca, quien más sabe,
de luz amor y primavera.

Vigía en cumbre,
atalaya en ladera;
ves como tiempo
sin color ni cuerpo
desliéndose en eras,
veste admirable te pone
de perfil de cielo
o, portalón de tierra.

Y tú callada, serena,
ahí sigues amándolo
todo como madre eterna;
mientras el hombre,
-viajero de paso-
buscando tu sombra
de fresco cobijo,
con duro martillo
te hace pedazos.

Y tú impasible,
compañera,
sirves de morada,
ara, dolmen,
cauce y acera;
tú eres moldeable roca,
columna bella sin par;
pilar esencial de la tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *